India recurre a Amazon, Microsoft y Cisco para impulsar su obsoleta industria agrícola

Gobierno indio firmó acuerdos preliminares con esos tres gigantes tecnológicos y con firmas locales para compartir sus estadísticas agrícolas, con miras a aumentar su rendimiento.

Amazon, Microsoft y Cisco son algunos de los gigantes de la tecnología que se están alineando para aprovechar los datos de los agricultores de la India en una ambiciosa iniciativa de productividad dirigida por el Gobierno del país asiático y destinada a transformar una industria agrícola obsoleta.


La administración del primer ministro, Narendra Modi, que busca garantizar la seguridad alimentaria en el segundo país más poblado del mundo, ha firmado acuerdos preliminares con esas tres compañías estadounidenses y una serie de firmas locales a partir de abril para compartir las estadísticas agrícolas que ha estado recopilando desde que llegó al poder en 2014, según informó recientemente Bloomberg. Modi apuesta porque el sector privado pueda ayudar a los agricultores a aumentar su rendimiento con aplicaciones y herramientas creadas a partir de información como la producción de los cultivos, la calidad del suelo y las explotaciones agrícolas. Jio Platforms, la empresa controlada por Reliance Industries, y el gigante del tabaco ITC son algunas de las firmas locales que se han apuntado al programa, según informó el Gobierno.


Con este proyecto, Modi busca introducir las tan esperadas reformas en un sector agrícola de 488.000 millones de dólares, que emplea a casi la mitad de los 1.300 millones de habitantes del país y representa el 18% de la tercera economía de Asia. El Ejecutivo cuenta con el éxito del proyecto para impulsar los ingresos rurales, recortar las importaciones, reducir algunos de los peores despilfarros de alimentos del mundo con mejores infraestructuras y, finalmente, competir con exportadores como Brasil, Estados Unidos y la Unión Europea.


Para las empresas mundiales, es una puñalada en la industria agro-tecnológica de la India, que Ernst & Young estima que tiene el potencial de alcanzar unos 24.000 millones de dólares en ingresos para 2025, con una penetración actual de sólo el 1%. También es una oportunidad para desplegar redes, inteligencia artificial y aprendizaje automático en un país en desarrollo, mientras que para las empresas de comercio electrónico como Amazon y Reliance, asegurar un flujo constante de productos agrícolas podría ayudar a romper un mercado de comestibles que representa más de la mitad del billón de dólares en gasto anual de los indios.


“Se trata de un sector de gran impacto y los actores privados están percibiendo la oportunidad y quieren ser una parte importante de él”, afirma Ankur Pahwa, socio de la consultora EY India. “En India hay un gran desperdicio de alimentos por falta de tecnología e infraestructuras. Así que el programa tiene una gran ventaja”.


La idea es sencilla: sembrar toda la información, como el patrón de cultivo, la salud del suelo, los seguros, el crédito y los patrones climáticos, en una sola base de datos y luego analizarla mediante IA y análisis de datos.

Después, el objetivo es desarrollar servicios personalizados para un sector repleto de retos como los picos de rendimiento, el estrés hídrico, la degradación del suelo y la falta de infraestructuras, incluidos los almacenes de temperatura controlada y los camiones frigoríficos.


Según el acuerdo, las grandes empresas tecnológicas ayudarán al Gobierno a desarrollar pruebas de concepto para ofrecer soluciones tecnológicas para los servicios “de la granja a la mesa”, a los que los agricultores podrán acceder en la puerta de su casa. Si son beneficiosas, las empresas podrán vender el producto final al Gobierno y también directamente a los agricultores, y las soluciones se ampliarán a nivel nacional.


Hasta ahora, la Administración india ha puesto a disposición del público los datos de más de 50 millones de agricultores de los 120 millones identificados. Algunas de las empresas locales que han firmado son Star Agribazaar Technology, ESRI India Technologies, el Instituto de Investigación Orgánica Patanjali del gurú del yoga Baba Ramdev y Ninjacart.


“Una base de datos sería útil para diversos fines, como la comercialización de productos agrícolas o la asignación de subsidios, entre otros”, sostiene Sanjay Mathur, economista jefe para ASEAN e India del Australia & New Zealand Banking Group. “Da lugar a una estructura más eficiente para el sector rural”.

CRÍTICAS

Pero el éxito no está ni mucho menos garantizado. El plan de incorporar a las grandes empresas ya está siendo criticado por quienes afirman que se trata de un nuevo intento del Gobierno de dar mayor influencia al sector privado, lo que podría perjudicar a los pequeños y vulnerables agricultores.


El programa puede incluso echar más leña al fuego de las prolongadas protestas que el Gobierno de Modi lleva más de nueve meses tratando de atajar después de que las controvertidas nuevas leyes agrícolas irritaran a algunos agricultores. Con las cruciales elecciones estatales que se celebrarán en 2022, puede resultar más difícil vender el concepto de tecnología para ayudar a la agricultura a una comunidad agrícola que ya desconfía de las intenciones del Ejecutivo.


“Con estos datos sabrán dónde la producción no es buena, y comprarán barato a los agricultores de esa zona y lo venderán a precios exorbitantes en otros lugares”, afirma Sukhwinder Singh Sabhra, un agricultor del estado norteño de Punjab, que lleva protestando desde noviembre contra las nuevas leyes agrícolas. “Más que los agricultores, son los consumidores los que van a sufrir”.


La adopción de la tecnología se encuentra todavía en una fase incipiente en India, explica Apeksha Kaushik, analista principal de Gartner. “La disponibilidad limitada de infraestructuras tecnológicas y los fenómenos naturales recurrentes, como las inundaciones y las sequías, también han perjudicado el despliegue de soluciones digitales”, analiza.


La ansiedad por la privacidad de los datos podría ser otro desafío. Abhimanyu Kohar, un líder agrícola de 27 años, que ha apoyado a los agricultores que protestan, expresa que es un “asunto serio”. “Todos conocemos el historial del Gobierno en cuanto a la seguridad de los datos”, agrega.


A pesar de los obstáculos, ya están en marcha algunos programas piloto gratuitos de un año de duración.


Microsoft ha seleccionado cien pueblos para desplegar la inteligencia artificial y el aprendizaje automático y construir una plataforma. Amazon, que ya ha empezado a ofrecer asesoramiento e información en tiempo real a los agricultores a través de una aplicación móvil, está ofreciendo servicios en la nube a los proveedores de soluciones.


Star Agribazaar recopilará datos sobre el perfil de las tierras agrícolas, la estimación de los cultivos, la degradación del suelo y los patrones meteorológicos. ESRI India utiliza un sistema de información geográfica para generar datos y crear aplicaciones, según su director general, Agendra Kumar. “Una vez que se tienen los datos, se pueden correlacionar con la realidad sobre el terreno y mejorar las proyecciones, tomar decisiones informadas y ver qué regiones necesitan una intervención política”, afirma P.K. Joshi, antiguo director para el sur de Asia del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias, con sede en Washington.


Un sistema similar, basado en datos, implantado en el estado sureño de Karnataka el año pasado, ayudó a aumentar la eficiencia en la entrega de las prestaciones del gobierno, cuenta Rajeev Chawla, secretario jefe adicional de dicho estado. Incluso se han concedido algunos préstamos bancarios a los agricultores utilizando los datos centralizados, y todos los programas gubernamentales, la verificación de los seguros y los préstamos y el precio mínimo de apoyo se están canalizando a través del mecanismo, tapando las fugas y eliminando los fraudes, expone Chawla.


Además de los gigantes de la tecnología, es probable que se unan al programa muchas empresas más pequeñas y startups. Una vez completado, el proyecto formará el núcleo de un ecosistema agrícola digital nacional para ayudar a los agricultores a obtener una mayor rentabilidad con el acceso a la información correcta en el momento adecuado, y para facilitar una mejor planificación y ejecución de las políticas, según el documento de consulta del gobierno sobre la agricultura digital.


“Queda por ver cómo se traducirá este ejercicio en acciones o en un aumento de la producción y de los ingresos agrícolas”, dice Madan Sabnavis, economista jefe de Care Ratings.

Para #SCMThink: Claudio Abarca

Ver el artículo original en http://ow.ly/in5C30rVIRB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *