El cultivo de la soja tendrá un año difícil en Argentina

Así lo planteó un técnico del programa Granos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), quien dijo que el efecto “Niña” está marcando las irregularidades y la falta de lluvias.

“La campaña actual de granos no está siendo fácil. Desde el arranque, el efecto ‘Niña’ está marcando la tendencia de irregularidades y de falta de precipitaciones -ya pronosticado en su momento, por lo cual estábamos al tanto-. Eso implicó que los cultivos sientan desde el primer momento esos efectos”.

Así lo describió Fernando Ledesma, técnico del programa Granos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), de Argentina.

“A la fecha muchas localidades de la provincia y de la región aún no alcanzaron los promedios históricos de precipitaciones y en muchos casos no alcanzaron siquiera el 50% del promedio”, dijo. Precisó que muy pocos -y muy puntuales- ambientes alcanzaron el promedio de precipitaciones o lo superaron.

“Hoy falta agua en los perfiles, por lo que el escenario es difícil. Y a eso se sumó la ola de calor. Esta situación complicó mucho la producción de granos, dependiendo la fecha de siembra y de la zona en que se encuentra el lote”, indicó Ledesma.

Enumeró los problemas en la soja: “Se afectó la estructura, hay menos tamaño, no se cerraron los surcos, se vio estrés hídrico en hojas, se abortaron flores y vainas y otros efectos que perjudicaron el normal desarrollo y crecimiento de las plantas”. Admitió que, si bien algo ayudaron las lluvias del mes pasado, que hicieron que las sojas hoy tengan otro aspecto, destacó que los daños ya están.

Comentó que la situación pudo afectarse aún más. “Eso viene de la mano del manejo que haya realizado el productor en su sistema productivo: qué antecesor, qué rotación usó, si realizó cultivo de servicio, manejo de plaguicidas, etcétera”, planteó Ledesma. Y agregó: “Ni hablar del efecto costo de insumos con sus subas y, en muchos casos, la falta de este”.

Lo positivo, según remarcó el especialista, fue que, salvo excepciones, no se registraron plagas ni enfermedades importantes. De todos modos, el futuro aparece incierto. “Esperemos que las lluvias continúen, que se puedan llenar las vainas lo mejor posible, que se logren rendimientos aceptables. Por suerte los precios internacionales ayudarán. En la región y en el país, la soja atraviesa un año difícil”, sostuvo.

Leer el artículo original en https://bit.ly/3I2wB14.

Para #SCMThink: Claudio Lobos Romero

Paso fronterizo de Jama celebró 30 años de operatividad (scm-think.com)

#CorredorBTC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *